La digitalización de las Pymes es una oportunidad para multiplicar su crecimiento.

Compartir en Redes:

La digitalización de las pequeñas y medianas empresas está dejando de ser una opción. Las generaciones más jóvenes ya no conciben un modelo de negocio con servicios físicos. Y, por otro lado, el sector más adulto de la sociedad está, o adaptada, o en plena transición hacia un consumo eminentemente digital.

Ante esta situación, se abren tres posibles vías de actuación: permanecer inmóviles, digitalizarnos a cualquier precio (y sin un proyecto claro), o invertir en un proceso de transformación. Una decisión que condicionará el futuro de nuestra empresa. 

En los últimos tiempos, no han sido pocas las Pymes que han tenido que cerrar. Un mal enfoque en el plan de actuación puede ser decisivo. Que un producto sea bueno, no significa que vaya a ser un éxito. Hace falta mucho más. Márketing, una buena plataforma web, facilidades de entrega, una adecuada política legal (garantías)… multitud de factores que hay que tener en cuenta evitar que el público vea en nosotros debilidades, pues hay mucha oferta y los consumidores son muy exigentes.

Además, en este artículo no sólo queremos hablar de un servicio de calidad, también queremos hablar de fronteras. Fronteras que el comercio online, por ejemplo, ha roto. Una pequeña Pyme local puede llegar a cualquier parte del mundo, y eso es fascinante. Pero también implica una gran responsabilidad.

La digitalización va a ser clave en la gestión de nuestro modelo de negocio. La comunicación interna y externa va a fluir en tiempo real, sin importar distancias ni horarios. El ahorro de espacio físico va a ser prácticamente total. Y los trámites administrativos y financieros van a poder estar automatizados, ayudándonos a priorizar otras tareas. 

Pero no todo son ventajas. Estar tan expuestos hace que las medidas de seguridad y de protección de la información sean prioritarias. Cualquier fallo puede expulsarnos del mercado. La imagen de fiabilidad que tenemos que mostrar es total, por lo que, con equipo propio o mediante externalizaciones, hay que asegurar un control de total de la privacidad. Impedir ciberataques, fugas de datos o alteraciones en la estructura de la organización será lo que nos diferencie; concediéndonos un sello de calidad contra el que difícilmente otros podrán competir.

 1,589 veces vista,  1 hoy


Compartir en Redes:
Abrir WhatsApp
1
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?