+34 881 819 799

El Parlamento Europeo ha aprobado, por 511 votos a favor, la creación de una gran base de datos personales en la UE. Dicho sistema estará integrado por datos biométricos y biográficos (identidad) de los ciudadanos de la Unión y de terceros países (al menos, 350 millones de personas). Se le ha denominado Depósito de Identidad Común (CIR), y pretende facilitar el trabajo de personal fronterizo, funcionarial y policial. Este registro incluirá nombres, fechas de nacimiento, números de pasaporte..., así como huellas dactilares, escaneo facial, etc.

Sistemas de datos de la UE como Eurodac, el Sistema de Información de Schengen, el Sistema de Información de Visados (VIS), el Sistema de Entrada/Salida (EES), el Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes (ETIAS), y el Sistema Europeo de Antecedentes Penales (ECRIS-TCN) están llamados a formar parte de esta nuevo marco. El objetivo es que funcione un portal de búsquedas común (europeo), capaz de permitir búsquedas simultáneas en todos los sistemas.

 

El CIR será una de las bases de datos para el control de personas más grande del planeta. Será capaz de realizar una comparación cruzada de huellas dactilares e imágenes faciales de distintos sistemas, a fín de realizar un seguimiento individual y alertar de identidades múltiples. Pero, aunque supone un ahorro significativo de costes, y facilita el uso de información (se centraliza la misma), varios expertos se preguntan cuál será el límite para nuestra privacidad. ¿Estará amenazada nuestra libertad de movimiento?; ¿nos convertiremos en simples algoritmos fácilmente identificables?. Sólo ejercitando nuestros derechos y poniendo la lupa en las nuevas infraestructuras digitales podremos examinar los objetivos del uso masivo de datos personales que harán las empresas y las Instituciones en el futuro más cercano.

+ NOTICIAS: "Usan por primera vez chequeo biométrico de rostros para abordar vuelos internacionales en Atlanta"